“CONDICIONAMIENTO” de “El libro del Niño” de OSHO

“Recientemente, en occidente, nos hemos dado cuenta que la mayor esclavitud es la del niño. Nunca antes se había pensado en ello; no se menciona en ninguna de las escrituras del mundo. ¿Quién lo iba a pensar… los niños esclavos? ¿Esclavo de sus propios padres, que le quieren, que se sacrifican por él? Habría parecido ridículo, ¡un completo disparate! Pero ahora, al mismo tiempo que la visión de la psicología ha ido profundizando en la mente humana y en su funcionamiento, ha quedado absolutamente claro que el niño es la persona más explotada; nadie ha sido más explotado que el niño. Y por supuesto, ha sido explotado detrás de un disfraz de amor.

Y no digo que los padres sean conscientes de estar explotando al niño, de estar imponiendo una esclavitud, que lo están destruyendo, que lo están volviendo estúpido, ininteligente, que todo su esfuerzo en hacer al niño hindú, musulmán, cristiano, budista, es inhumano; no son conscientes, pero eso no cambia un ápice las cosas en lo que se refiere a los hechos.

Los padres condicionan al niño con medios inaceptables, y, por supuesto, el niño es impotente: depende de sus padres. No puede rebelarse, no puede escaparse, no se puede proteger. Es absolutamente vulnerable; por eso puede ser tan facilmente explotado.

El condicionamiento paterno es la mayor esclavitud del mundo. Tiene que ser completamente erradicado, solo entonces el hombre será capaz por primera vez de ser realmente libre, verdaderamente libre, auténticamente libre, porque el niño es el padre del hombre. Si el niño es educado de un modo equivocado, toda la humanidad se ve afectada. El niño es la semilla: si personas bienintencionadas y llenas de buenos deseos envenenan y corrompen la semilla, no hay esperanza para un ser humano libre; entonces ese sueño nunca podrá realizarse.

Lo que tú crees que tienes no es individualidad, es solo personalidad. Es algo cultivado en ti, en tu naturaleza, por tus padres, la sociedad, el sacerdote, el político, los educadores. El educador, desde el jardín de infancia hasta la universidad, está al servicio de los intereses creados, está al servicio del orden establecido. Su misión es destruir y lisiar a cada niño de tal manera que se adapte a la sociedad establecida.

Existe un temor. El temor es que si el niño permanece desde el principio sin condicionar, será tan inteligente, estará tan despierto, será tan consciente, que su manera de vida será la de un rebelde. Y nadie quiere rebeldes; todo el mundo quiere gente obediente.

Los padres aman al hijo obediente. Y recuerda, el hijo obediente es casi siempre el más estúpido. El hijo rebelde es el inteligente, pero no es ni respetado ni amado. Los profesores no lo quieren, la sociedad no lo respeta; es censurado. O tiene que transigir con la sociedad o tiene que vivir sintiéndose culpable. Naturalmente, siente que no se ha portado bien cons sus padres, que no les ha hecho felices. Recuérdalo bien, los padres de Jesús no estaban contentos con Jesús, los padres de Gautama Buda no estaban contentos con Gautama buda. Eran tan inteligentes y tan rebeldes ¿cómo podían sus padres estar contentos con ellos?

Y cada niño nace con unas posibilidades y un potencial tan grandes que si se le permite y se le ayuda a desarrollar su individualidad sin ningún obstáculo por parte de los demás, tendremos un mundo hermoso, tendremos una gran variedad de genios. Los genios aparecen en muy raras ocasiones, no porque no nazcan a menudo, no; los genios aparecen en raras ocasiones porque es muy difícil escapar al proceso de condicionamiento de la sociedad. Solo de vez en cuando consigue un niño escapar de sus garras.

Todo niño es envuelto por los padres, la sociedad, los profesores, los sacerdotes y todos los intereses creados, envuelto en muchas capas de condicionamiento. Se le da una cierta ideología religiosa. Él no lo escoge. Y siempre que se obliga a alguien sin que pueda elegir, estás mutilando a la persona, estás destruyendo su inteligencia; no le estas dando la oportunidad de escoger, no le estás permitiendo funcionar de un modo inteligente; lo estás manipulando de tal manera que sólo funcionará mecánicamente. Será cristiano, pero no lo será por propia elección. Y ¿qué significado tiene ser cristiano si tu no lo has elegido?

Los padres pertenecen al pasado y sus hijos al futuro. Los padres ya están condicionados, envueltos, cubiertos. Sus espejos están llenos de polvo y ya no reflejan nada; están ciegos. Solo un ciego puede ser hindú, musulmán, jainista o cristiano. Un hombre que tiene ojos es religioso. No va a la iglesia, al templo o a la mezquita; no adorará imágenes ni cualquier tipo de dioses. ¡No adorará supersticiones! Los padres cargan con todo eso. Cuando un niño nace es una pizarra vacía, una tabula rasa; no hay nada escrito en él. Esa es su belleza: el espejo no tiene polvo. Puede ver con más claridad. Cada niño nace inteligente, claro, limpio, pero nosotros le llenamos de basura.

El tiene mucho más derecho que los padres porque está al comienzo de su vida. Los padres ya están cargados, ya están estancados, ya dependen de sus muletas. el niño tiene derecho a ser él mismo. Necesita intimidad, pero los padres no se lo permiten; le tienen mucho miedo a la intimidad del niño. Están continuamente metiendo sus narices en los asuntos del niño; quieren tener la última palabra en todo.

El niño necesita intimidad porque todo lo que es hermoso crece en la intimidad. Recuérdalo: esta es una de las leyes fundamentales de la vida: las raíces crecen bajo tierra; si las sacas de la tierra empiezan a morir. Necesitan intimidad, total intimidad. El niño crece en el vientre de la madre en la oscuridad, en soledad. Necesita nueve meses de absoluta intimidad. Todo lo que necesita crecer, necesita intimidad. Una persona adulta no necesita tanta intimidad porque ya ha crecido, un niño necesita mucha intimidad. Pero no se le permite.

Los padres se preocupan mucho cuando ven que el niño ha desaparecido o está solo; inmediatamente se preocupan. Tienen miedo, porque si el niño está solo, comenzará a desarrollar su individualidad; al vigilarle le están tapando, le están envolviendo con una personalidad. La personalidad no es más que un envoltorio. Viene de una hermosa palabra: persona; persona significa máscara. En los dramas griegos los actores utilizaban máscaras. Sona significa sonido, per significa a través. Ellos solían hablar a través de la máscara; no podías ver sus caras reales, solo podías oír sus voces. Por eso a la máscara se le llama persona, porque el sonido se escuchaba a través de ella. Y de “persona” viene “personalidad”.

El niño tiene que estar continuamente en guardia porque está siendo observado. Tú mismo te puedes dar cuenta; cuando estás en el cuarto de baño eres una persona diferente; en el cuarto de baño puedes dejar tu máscara de lado…

Un niño necesita una enorme intimidad, tanta como sea posible, el máximo de intimidad, de modo que pueda desarrollar su intimidad sin interferencias. Pero estamos invadiéndole, invadiéndole continuamente. Los padres no dejan de preguntarle “¿Qué estás haciendo? ¿Qué estás pensando?” ¡Hasta lo que piensas! Tienen que mirar hasta dentro de tu mente.

Un niño necesita una inmensa intimidad. Los padres deben acercarse sólo a ayudar, no a interferir. Se le debe dar la libertad de hacer cosas o de no hacerlas. Los padres sólo deben vigilar que no se haga ningún daño a sí mismo o a alguien más; eso es suficiente. Todo lo que sobrepase esto estará de sobra.

A los niños les gusta mucho quedarse solos; necesitan espacio para su crecimiento. Sí, los padres tienen que estar atentos, prudentes, para que no les suceda nada malo al niño, pero se trata de una prudencia pasiva. No se debe interferir activamente.

Los padres tienen que provocar un gran anhelo en el niño para que busque la verdad, pero no deberán darle una ideología como si fuese la verdad. No deberían enseñarle acerca de la verdad, le deberían enseñar cómo indagar sobre la verdad. Deberían enseñarle a indagar, a investigar, a abrirse a la aventura. Hay que ayudar a los niños para que puedan hacer preguntas, y los padres no deberían responder a esas preguntas a menos que realmente conocieran las respuestas. E incluso si las supiesen deberían decir como Buda solía decir a sus discípulos: “¡No creas lo que te digo! Esa es mi experiencia, pero en el momento en que te la cuento se vuelve falsa porque para ti no es una experiencia. Escúchame, pero no me creas. Experimenta, pregunta, busca. A menos que tú mismo conozcas, tu conocimiento no sirve; es peligroso. Un conocimiento prestado es una barrera”.

Pero los padres siguen haciendo esto: condicionar al niño. Los niños no necesitan ningún condicionamiento, no hay que darles ninguna dirección. Hay que ayudarles a ser ellos mismos. Tienen que ser apoyados, nutridos, fortalecidos. Un verdadero padre, una verdadera madre, será una bendición para el niño. El niño se sentirá inmediatamente ayudado por ellos, y esto le servirá para enraizarse en su naturaleza, para afianzarse, para centrarse; de este modo empezará a amarse a si mismo en vez de sentirse culpable, y se respetará.

Recuerda: a menos que una persona se ame a sí misma, no podrá amar a nadie más en el mundo; a menos que un niño se respete a sí mismo, no podrá respetar a nadie más en el mundo. Por eso todo vuestro amor es artificial y todo vuestro respeto es falso. Si no te respetas a ti mismo, ¿cómo vas a respetar a nadie? A menos que nazca en tu interior el amor por ti mismo, éste no irradiará a los demás. Primero tendrás que ser una luz para ti mismo, entonces tu luz se expandirá y alcanzará a otros.

Los niños son enormemente inteligentes, ¡sólo necesitan una oportunidad! Necesitan oportunidades para crecer, necesitan el clima apropiado. Cada niño nace con el potencial para iluminarse, con el potencial para despertar, pero nosotros lo destruimos.

Esta ha sido la mayor calamidad en toda la historia de la humanidad. No ha habido otra esclavitud tan nociva como la del niño, ninguna otra ha restado tanta vitalidad a la humanidad, y librarse de ella va a ser también para la humanidad la tarea más complicada”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s