Poca edad, mucha TV

Un artículo aparecido en el diario ADN que nos habla de un estudio realizado en conjunto por las universidades de Michigan (EE.UU) y Montreal (Canadá) alerta sobre el efecto a largo plazo de las horas pasadas frente al televisor en los dos primeros años de vida.

No me convence el resultado, pues no se dice que los niños hayan dejado de lado la televisión después de los dos años, con lo que el efecto se ha mantenido en sus vidas, y por tanto ha sido reforzado, por muchas más horas de televisión. Me hubiera gustado saber qué sucede si unos padres descubren que como afecta la televisión a su bebé y deciden ponerle remedio, apartándola de sus vidas.
El texto del artículo esta redactado por Saray Marqués y apareció el día 6 de mayo de 2010.

[…] “el estudio ha mostrado que cuanto más ven la tele los niños de dos años, peor salud y resultados tienen en clase a los 10. En la investigación se preguntó a los padres de 1.300 niños entre dos y cuatro años cuánta tele veían sus hijos. Cuando los pequeños que pasaban más de dos horas al día ante el televisor (un 11% con dos años y un 23% con cuatro) cumplieron los 10, preguntaron a sus profesores.
Baja participación en clase y malos resultados en matemáticas fueron notas comunes en estos niños. También poca actividad física y afición por los refrescos.

Linda Pagani, una de las autoras, subraya: “Esperábamos que los efectos durasen hasta los siete años, pero los perjuicios siguen a los 10”. Tiberio Feliz, profesor de Didáctica de la UNED, ve una causa: “En la primera infancia los niños tienen una baja capacidad de análisis, absorben como esponjas, y la tele es muy transmisiva, influye sin posible interacción”.
Coincide la psicóloga infantil Silvia Álava: “En los primeros seis años de vida se sientan las bases del aprendizaje, y con la tele no se activan las neuronas espejo, que sí lo hacen cuando el niño interactúa con iguales o adultos”. La profesora de Psicología de la Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Helen Thomas, matiza: “El consumo de televisión en exceso es malo, como también lo es el de agua. Algunos padres la usan de canguro, pero se puede aprender con ella, con programas como Barrio Sésamo”.
[…]
Los niños del estudio veían la tele unas nueve horas a la semana. En España, según los últimos datos del CIS, de 2001, el 54,5 % de los mayores de un año veía la tele más de una hora al día. Un estudio de 2004 del Consejo Audiovisual de Cataluña reflejó que, de cuatro a 12 años, pasan más tiempo viendo la tele (990 horas al año) que en clase (960)”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s