Nativos digitales

Un niño de cuatro años puede coger el iPhone de su padre y grabar un vídeo. O un crío de apenas 10 años asegura que el correo electrónico es algo para viejos, una herramienta que sólo utiliza para contactar con su madre. Son casos reales que el consultor Marck Prensky, consejero delegado de Games2train, ha vivido en primera persona. Él ha bautizado a esta nueva generación como los “nativos digitales”, acostumbrados a utilizar las nuevas tecnologías desde la cuna, incluso aquellas herramientas que los adultos ni conocen.

La Fundación SEK organizo en Madrid, hace unos días, el encuentro Global Education Forum, donde se pretendía dar respuesta a estas cuestiones. “El gran error es que ha cambiado el mundo y la educación sigue siendo básicamente la misma”, señaló el divulgador científico Eduard Punset. “La educación no ha cambiado en 150 años”, aseguró Bernardo Hernández, director de productos emergentes de Google. “Los jóvenes en su casa están conectados todo el tiempo. Los pasillos de nuestros colegios son túneles del tiempo, porque cuando llegan a las aulas los alumnos desconectan del mundo real”, añadió.

Richard Gerver, experto en liderazgo y fundador de la consultora IC-ED, se dirigió a los profesores que llenaban el auditorio del Museo Reina Sofía con un mensaje claro: “Si seguimos educando a nuestros hijos como nos educaron a nosotros nunca van a encontrar la solución a los problemas globales porque el mundo ha cambiado muchísimo y ahora nuestros hijos aprenden mucho más por sí mismos, en las redes sociales o con otros compañeros antes que en el aula”.

En los estudios de campo que Prensky ha realizado, ha escuchado los mensajes que los chavales le cuentan sobre cómo quieren ser educados: desean seguir sus propios pasos y objetivos, compartir el control, conectarse con compañeros a lo largo del mundo, quieren ser respetados y que sus opiniones valgan y cuenten. “Una de las cosas que siempre me dicen es que nadie les pregunta cómo les gustaría que las cosas cambiasen”, explicaba este autor.

Las recetas

Para Punset, los colegios deben emplear en los niños “el aprendizaje social y emocional, de la misma forma que se utiliza en la formación de las corporaciones. Los niños se parecen a los directivos”, explicaba este divulgador. De hecho, según él, para los niños de primaria se debe fomentar básicamente un nivel de autoestima suficiente y darles en casa todo el afecto posible.
Según el directivo de Google, la educación no ha cambiado en 150 años por cinco motivos: no hay beneficio económico inmediato; no hay un hueco para la innovación; los profesores, quienes tienen la autoridad, muestran resistencia al cambio; los alumnos son más sofisticados que los educadores; y la Administración lo soluciona todo con invertir dinero.

Así que el cambio debe llegar, según Prensky, con un modelo en el que se las opiniones de los estudiantes cuenten. “Alumnos y profesores tenemos que establecer alianzas, escucharnos unos a otros”. Cree que los docentes deben preparar a los jóvenes para “el futuro incierto”, y para ello deben ser guías, formadores, compañeros y “alimentar su pasión, no imponer la disciplina”. La receta de Punset añade además entretenimiento al conocimiento como forma de la nueva educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s