Entrevista a una de nuestras familias

La revista digital Bosque de Amor y Paz, ha entrevistado a Esther Quiles, una de las madres afiliada a nuestro programa de educación a distancia.

Pueden leer la entrevista completa pinchando en el enlace, pero les dejo un aperitivo, como pueden ver la entrevista es larga. 

Hace ya un par de meses, os ofrecímos un artículo titulado “Homeschooling: Una alternativa para familias con altos valores”. Este artículo trajo consigo muchas bendiciones. No sólo nos permitió seguir informandonos y formandonos, descubrir otra opción y posibilidad para la educación de nuestros hijos, sino también conocer familias muy especiales que tienen la valentía de educar en casa y que están deseosas de compartir sus experiencias. Experiencias, por cierto, sumamente enriquecedoras, creativas y casi podríamos decir, envidiables. La vivencia que estas familias tienen con sus hijos, sin duda alguna, no es la misma que la de aquellos que tienen a sus hijos a penas unas horas al día.

Que gusto nos da saludarte EQP. Permitenos conocer de primera mano esta curiosa forma de educar, que sin duda para E.G White y sus contemporáneos no era tan curiosa…y que hoy, para grandes educadores e intelectuales del mundo tampoco lo es.
Cuando pensamos en estudiar en casa, nos aplastan los miedos y dudas, pero cuando miramos lo que queda del otro lado de la puerta, un suspiro de alivio nos apodera.
Primero déjame decirte que desde ya te admiro. Y luego… déjame curiosear un poco en tu vida…

-¿Qué edades tienen tus hijos? 13 y 5.
-¿Trabajas?  No ¿Has trabajad o? Sí, hasta hace poco.
¿Cuál es tu formación? Soy licenciada en filología inglesa y tengo un master en traducción e interpretación.
-¿Consideras que hay que tener alguna formación fundamental para embarcarse en esta aventura? No, hay que estar convencida de lo que se va a hacer y no tener temores. Hay que sentir que es Dios quien te llama a esta opción educativa y entregarse de llenoa ello.
-¿En qué momento decides que esta será su educación? Cuando vi a mi hijo totalmente desalentado y sin motivación alguna en el sistema escolar. Estaba perdiendo el interés por aprender y estaba apático e incluso agresivo.
-Una vez que lo decidiste. ¿Qué fue lo primero que hiciste? Creo que es importante explicar cómo lo decidí. No fue algo pensado a la ligera, sino bien meditado durante casi un curso escolar y puesto en oración en la familia. Yo creo firmemente que Dios me lo puso en la cabeza desde el primer momento y después me fue abriendo puertas y  acabó convenciéndome, a mí y a mi marido. Mi hijo saltaba de alegría cuando se lo propuse….
-¿Decidiste seguir un método desde el primer momento? ¿Qué método sigues? Leí un poco de aquí y de allá, y me releí La Educación y La Conducción del Niño. Luego vinieron Pat Montgomery, Charlotte Mason y por supuesto Los Moore. Digamos que somos bastante eclécticos, pero sobre todo nos ponemos en oración antes de hacer ningún plan y dejamos que Dios nos dirija en todo. Lo que más nos gusta es trabajar con proyectos, o lo que en inglés se llama “unit study”. Consiste en utilizar un tema que el niño le entusiasme o le interese y a partir de ahí ir desarrollándolo según su interés. Un proyecto suele dar mucho de sí y suele tocar varias asignaturas a la vez (http://aprendiendoenfamilia.blogspot.com/2009/09/trabajar-con-proyectos.html). Se puede incluso aprovechar una lección de escuela sabática o un  pasaje bíblico. Por ejemplo la historia de José nos puede llevar a Egipto y su cultura, pasando por su geografía, arte etc…Las posibilidades son ilimitadas.
– Tienes dos hijos y con edades diferentes. ¿Cómo te las arreglas? No es difícil, mientras uno trabaja atiendo al otro. El mayor es muy independiente, estudiar en casa los hace disciplinados. Él mismo se elabora sus horarios y yo lo que hago es dirigirlo y ayudarle  en sus progresos. Hay asignaturas que me necesita más de cerca y otras que menos. El pequeño me ocupa más porque me tengo que preparar los materiales didácticos y los proyectos en los que vamos a trabajar, pero es muy gratificante. Mi hijo mayor también me echa una mano con el pequeño, le prepara experimentos, le prepara juegos de matemáticas.. Además, hay cosas  hacemos juntos, como el estudio de la naturaleza (hacemos salidas al campo y después investigamos sobre las especies que hemos encontrado) o el trabajo de jardín y también música y arte (cada uno a su nivel, claro).Es increíble lo unidos que están y lo que disfrutan juntos.
-Tienes horarios? ¿Rutinas? Sí, claro, aunque no dejamos que las rutinas nos esclavicen. Nos gustan los horarios y las rutinas, siempre que nos permitan manejarlos  según nuestra conveniencia. Cuando un niño manifiesta interés por algo hay que dejar los planes y  atender su curiosidad, es cuando más aprenden….
-¿Cómo es un día normal en casa? Desayuno juntos y matutina es lo primero, después ponemos la casa un poco en orden entre todos y comenzamos el estudio. Empezamos con un método para aprender versículos de memoria y después con Biblia. Yo leo “La Bellas Historia al más pequeño y Elías (el mayor) está acabando Patriarcas y Profetas. Después trabajamos en las distintas materias hasta el medio día, aunque Sergi (el pequeño) tiene un programa más informal y pasa también un buen rato jugando, a sus cinco años creo que es muy importante. Después de comer (un día cocina Elías), recogemos entre todos. Creo que ayudar y ser útil en casa es fundamental, ellos tienes sus tareas diarias y tiene tanta importancia el cumplirlas debidamente como el ser responsable en los estudios. También dedicamos un rato al jardín y estamos proyectando hacer un huerto, los niños aprenden mucho de estas cosas. Las tardes son más libres, leemos un rato (a menudo en inglés), Elías trabaja en sus blogs o en sus proyectos, nos vamos de excursión por las inmediaciones, hacemos manualidades, vamos a la Biblioteca o al parque…

-¿Tenéis un espacio físico dedicado a esto? ¿Seguís libros? El mundo es nuestra aula. Cualquier momento es bueno para aprender. A menudo en los viajes o en las vacaciones es cuando más aprenden (también tengo una entrada sobre esto). En casa trabajamos fundamentalmente en el salón. Tenemos una  mesa grande  y también un escritorio con el ordenador. La librería del salón tiene reservados unos armarios para guardar sus libros y materiales, para que todo esté a  mano. Pero hay otros lugares donde estudiamos, el jardín o el porche cuando hace buen tiempo, o la cocina, que es nuestro laboratorio. Elías también tiene una mesa de estudio en su cuarto para cuando necesita concentrarse un poco más.

Los libros de texto escolares no me gustan mucho. La información está sesgada, se tocan las cosas por encima y dirigen demasiado el estudio, no dando pie a la creatividad o a que surja el interés. Preferimos libros que traten de los temas específicos, Vamos mucho a la Biblioteca, también investigamos en internet e invertimos en libros apropiados. Cuando tenemos ocasión vamos a museos y después trabajamos sobre lo que hemos visto. Elías sólo usa el libro de matemáticas de su curso, lo demás lo buscamos en otras fuentes.

-¿Compartís los avances, los proyectos y trabajos de clase con otras familias, otros niños? Con frecuencia quedamos con otras familias que educan en casa y visitamos museos, vamos a conciertos o simplemente compartimos un día juntos en el campo.

-La gente habla de que la educación es fundamental, especialmente en los primeros años, por la socialización. ¿Qué opináis? ¿Cubrís esto de algún modo? La educación comienza desde antes que el niño nazca y no tiene nada que ver con un aula. El instrumento principal para la socialización es la familia. Es en la familia donde el niño aprende a relacionarse con otros seres humanos, es el lugar donde adquiere sus principios y las pautas necesarias para saber vivir en sociedad. Un niño en una guardería no socializa, se defiende en  medio de una jungla de desafíos para los que no está preparado. Además, un aula es un retazo muy irreal de la sociedad, donde los niños están confinados a convivir con otros 25 (o más) niños todos de su misma edad y donde el adulto es siempre la autoridad. A menudo eso les dificulta la relación con otros adultos o con niños de otras edades. Me gusta que mis hijos se desenvuelvan con gente variada. Aunque pueda parecer increíble, los niños que se educan en casa son más sociables y tienen menos prejuicios a la hora de relacionarse con sus semejantes. Por otro lado, el colegio no es el único lugar donde encontrarse con otros niños. Para mí es fundamental la iglesia, la escuela sabática y los Exploradores cumplen muy bien esa función y de un modo  muy enriquecedor (monitores, niños de edades variadas…)y luego está nuestra relación con otras familias con hijos, sobre todo de la iglesia pero también de otros círculos, como es el caso del colectivo homeschooling, donde encuentras a gente encantadora.

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a una de nuestras familias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s