Verano, tiempo para leer

Uno de los mejores recuerdos de mi infancia, son las largas siestas de mis padres durante las horas de calor. El silencio casi total de la ciudad, de la casa … y el bullicio silente que los libros creaban en mi habitación, y que acompañaban aquellas horas largas y lentas.

Es por aquellos buenos recuerdos, por si pueden hacerse realidad para algún niño o niña que no quiere dormir la siesta, como yo, que me atrevo a compartir con ustedes algunas posibles lecturas, para días con demasiado sol, o para días con lluvia… o para cualquier día. Para leer a solas mentalmente, o en voz alta, o para escucharlos en compañía. 

Andrés cabeza abajo” de Pablo Albo y Roger Olmos. Para reír.

Tres han de ser” de Darabuc con ilustraciones de Fátima Alonso. Un libro para ser más libres. Me encanta esta historia de cabezoneria femenina que enfrenta el pasado y el presente, el “así debe hacerse y no hay otra manera” (tradición y miedo) con el “quiero ser feliz” de la protagonista, para la que no hay caminos ya trazados.

Los miedos de la abuela” de Peter Härtling, para comprender el miedo de los mayores, que es justo entender desde el principio las razones por las que los grandes hacemos tonterías.

Mi vecino de abajo” de Daniel Nesquens y Fran Collado. Un libro deconstructivista, como la cocina moderna.

El silencio se mueve” de Fernando Marías. Una historia de amor filial más allá del espacio-tiempo.

¡Feliz semana, feliz lectura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s