Conversando con Anna Ferrer

Aprovecho las nuevas tecnologías para hacer en la distancia esta entrevista a una de las personas que más han marcado mi camino de madre que educó en el hogar, y por tanto, una de las personas que más han marcado mi vida, Anna Ferrer.

No es que quiera halagarla ahora por haber publicado un libro, Educar en família. Un repte que genera passió,  en realidad sería tiempo perdido, ni ella lo necesita ni yo he ocultado nunca mi admiración por ella y por su familia, lo que no ha impedido que su forma de entender la educación y mi forma de entender la educación tomaran caminos divergentes. Es curioso pues tenemos una forma muy cercana, o al menos eso creo yo, de entender el mundo.

Y estas son las preguntas que me surgen, pero si quieren saber más, pueden dejarlas aquí y ella responderá con gusto y prontitud.

Clonlara:  ¿Como te veías a ti misma de pequeña?,¿te soñabas madre o estrella de rock?

Anna Ferrer: Estrella del rock, por descontado, ja, ja.  Pero mis padres no soñaban eso para mí, así que pospuse todo eso, para cuando fuera mayor.  Pero al marchar de casa, cambiaron muchos esquemas y con Josep decidimos que si podíamos,  formaríamos una gran familia.

C:  En el libro nos cuentas como llegasteis a tomar la decisión de educar sin escuela, pero ¿cuándo sentiste la necesidad de escribir?

A.F.: Escribir este libro, no estaba en mi mente.  Simplemente un día, una madre que también educa en casa y necesitaba hacer algo nuevo, me propuso escribir un libro juntas sobre cómo lo hacíamos.  Yo dije “de acuerdo”, pensando que quizás el libro nunca vería la luz, porque las dos estábamos súper atareadas.  Por circunstancias personales ella lo dejó y yo me encontré sola y con medio libro.  Lo arrinconé durante un tiempo pero muchas personas que lo sabían me animaron a publicarlo y ahí está.

C: Y después de tú experiencia a lo largo de más de 30 años, ¿como ves ahora la EeF?

A. F.: El cambio que ha experimentado el movimiento en España desde que nosotros empezamos,sobre el año 1977, ha sido gigantesco. Entonces estábamos en plena clandestinidad.  No había redes, no había asociaciones, era un tema desconocido en la calle, en fin…Los que empezamos en esa época era por pura ideología porque estabas solo sin ninguna clase de apoyo.  Tampoco fuimos los únicos, porque años después he conocido familias que vivían cerca y también tenían hijos con las mismas edades de los nuestros, pero como todo se llevaba a cabo con tanta discreción no nos conocíamos.
Actualmente la EeF está más normalizada, han habido entrevistas en los periódicos, reportajes en la TV,  puedes hablar de ello en cualquier parte o situación.  Hay muchas familias jóvenes que apuestan por esta  modalidad de educación que llegan de otro tipo de asociaciones sobre crianza natural, etc.. Hay muchos recursos en la red… nosotros no tuvimos ordenadores ni impresoras hasta los 90, todo lo hacíamos todo a mano o a máquina de escribir!

C: ¿Cuáles son los cambios que más te han impactado? 

A.F.: Por supuesto el cambio más importante es el poder estar tratando sobre la educación en casa con la Administración. Pero también el poder salir a la calle a cualquier hora con nuestros hijos.  Antes sólo podías hacerlo en horas no lectivas.

Obviamente también es un consuelo poder relacionarte con otras familias en tus mismas circunstancias.

C: ¿Podrías darnos tres recomendaciones para las familias que empiezan?

¡Uy! Eso de las recomendaciones me da un poco de miedo.  Lo que vale a uno, difícilmente le vale a otro, porque somos diferentes y porque depende de tu educación y circunstancias.

Dicho esto, primero recomendaría que  antes de educar en casa,  se medite debidamente porqué tomamos esta decisión y nuestros objetivos a corto y largo plazo.  No se puede aterrizar en la educación en casa a la tun tun, porque estamos jugando con el futuro de nuestros hijos e hijas.

Decidir cuanto tiempo vamos a dedicar y qué seremos capaces de dejar “aparcado” por un tiempo de nuestra vida actual.   Educar en casa significa una manera diferente de vivir la vida.

Segundo, armarse de paciencia e imaginación, confiar en una misma y no poner el listón de las expectativas demasiado alto.

Tercero, disfrutar de ese tiempo formidable de alegrías y sabiduría que los niños te regalan, porque el tiempo pasa rápido.

C: Cuando le comento a la gente que tengo unos amigos con 15 hijos siempre exclaman “¡qué valientes!” ¿sientes que es eso lo que marca la diferencia ente ustedes y la mayor parte de la sociedad?

A. F.: En absoluto. Valientes eran nuestras bisabuelas que tenían 10, 15 hijos y no tenían ni lavadoras, ni hornos eléctricos, ni ninguna clase de ayuda, pero vivían vidas simples creando lazos entre las personas.   Lo que si es cierto que las familias muy numerosas nos montamos la vida de otra manera, porque conozco varias y nos regimos por el pragmatismo. La única diferencia que noto entre nosotros y mucha gente es la coherencia.  Ésta, el sentido común y la palabra de honor (¡como suena!) están casi extinguidas en nuestra sociedad y son pilares imprescindibles para vivir en paz contigo mismo y con los demás.

C: Supongo que tu vida de madre esta llena de anécdotas, pero nos gustaría saber donde comenzó tu pasión por la maternidad ¿Lo recuerdas, hay algún momento clave o una razón aparente?

A. F.: Desde joven quería hacer alguna cosa importante en mi vida. No sabía cuál, pero esperaba. Cuando me fui a vivir con Josep, él  quería tener una familia numerosa, porque era el mayor de 4 hermanos pero se lleva 11 años con la que le sigue.  Eso le marcó. Tuvo una infancia de hijo único que él no quería para sus hijos.  Así pues empezamos a tener  descendencia.  No sabíamos tampoco si la podríamos tener,  porque no se tienen los hijos que uno quiere.  Tampoco pusimos ningún número, íbamos viendo nos lo íbamos manejando y poco a poco llegamos donde estamos. Con el primero y el segundo no tienes tiempo para nada, pero a medida que van creciendo aunque tengas bebés, eres más experta y te organizas mejor, además ellos ya echan una mano.

C: Todo el mundo me dice que el libro les gusta mucho, pero les sabe a poco. Ahora que has probado el camino de la escritura ¿provees continuar con una segunda entrega?

A. F.: También me lo han dicho, pero no quería escribir un tostón de libro.  Cuando tienes prisa, porque los niños te están esperando, la casa está patas arriba, tienes que salir a comprar con la prole, etc…no tienes mucho tiempo de leer.  Tampoco quería hacer un manual.  Eso me da miedo y en mi caso sería peligroso, porque con 15 hijos y 35 años educando en casa, sería fácil caer en la trampa de teorizar, no?  Y yo  estoy convencida que muchos puntos de los que habló no les sirve de nada a otras familias.

A veces lo que desearían leer es como te lo montas con 15 hijos y eso no era precisamente lo que quería contar.  Este libro lo he escrito para desmitificar un poco la educación en casa, la otra vertiente estaría encuadrada en otro libro que hablara sobre qué hacemos los padres con nuestros hijos, tanto si educas en casa como si los llevas a la escuela.

A muchas lectoras les he preguntado qué han echado en falta y en realidad no me lo saben explicar.  Es difícil saber qué esperan. De momento estoy trabajando en la versión en castellano.

C:  ¿Qué mensaje nos dejarías hoy desde tu visión de la realidad del mundo que nos toca vivir?

A. F. : Ante todo no perder nunca nuestra coherencia y nuestra dignidad como personas. Si nuestra manera de actuar no nos complace a nosotros mismos, cambiemos, está en nuestras manos. Si nos complace y estamos tranquilos con nosotros mismos, no cambiemos, simplemente mejoremos cada día un poco más.

Estoy segura que para nuestro bien vamos a pasar momentos muy difíciles en el futuro inmediato  y hemos de estar preparados para adaptarnos a nuevas maneras de vivir, sin perder de vista nuestros sueños ni los de nuestros hijos.

C: Muchísimas gracias Anna por dedicarnos parte de tu tiempo y enhorabuena por  la publicación de tu libro, pero sobre todo por haber llegado a buen puerto con este ambicioso proyecto familiar. Te seguiremos de cerca.

A. F.: Gracias a vosotros por todo el apoyo.  Sabes de sobra que todo este jaleo del libro me desborda un poco. Ha sido un placer.

Pueden escucharla en radioschooling
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s