Madalen Goiria y el final de su doctorado

Un 16 de abril de 2007 Madalen Goiria abrió su blog “La opción de educar en casa” para que fuera un escaparate de los progresos de su investigación doctoral, su tesis que versa sobre la cabida en la legalidad constitucional de la educación en casa o homeschooling. Y después de algo más de cinco años esta llegando al final de su camino, tiene fecha de lectura para noviembre.

Desde aquí queremos enviarle nuestros mejores deseos para ese día, y por supuesto agradecerle que pusiera sus ojos en un tema de tanta importancia para las familias que Educa sin escuela, al menos sin escuela presencial.

Les compartimos el post del 7 de octubre, donde elige al azar una de las 500 paginas que ha llevado al Registro General de la EHU-UPV.

Se da el supuesto de hecho real de familias que objetan la inclusión forzosa del menor en un sistema al que consideran, bien adoctrinador, en los supuestos de objeción ideológica o de incompetente y dañino para el desarrollo armonioso del menor, en los casos de objeción por motivos pedagógicos. La respuesta ante esta situación de hecho podría venir de la mano del análisis de otros regímenes jurídicos en los que se recoge esta opción educativa. Sin embargo el rechazo a la escuela convencional basado únicamente en motivos pedagógicos, cuenta con poco apoyo jurisprudencial, al considerarse que la escuela es “un vehículo de incorporación del niño a un determinado cuerpo social, proporcionando un aprendizaje y una formación en ciudadanía”[1]. La respuesta a las dificultades que este tipo de objeción plantea, es la inclusión de la opción en la propia legislación de educación, previéndose la posibilidad de cumplir con el precepto constitucional de educar a los menores dentro del sistema escolar, o por “otros medios”, como, por ejemplo establece la regulación anglosajona. No debemos olvidar que la Constitución establece la educación obligatoria, pero educación no es sinónimo de escolarización, tal y como proclama en su página web la organización Education Otherwise[2] “en el caso de Gran Bretaña, la educación es una obligación, la escolarización, no”.
Entenderíamos el homeschooling como una forma de objeción de conciencia basada en el derecho que tienen los padres a que la educación moral y religiosa que reciben sus hijas sea acorde a sus propias convicciones. Además su negativa a escolarizar al menor a su cargo coloca a esos progenitores en una situación de desafío de diferentes mandatos legales que se derivan de la pormenorizada legislación dedicada a la protección de menores. Mandatos legales que le obligan a gestionar una plaza escolar para los menores a su cargo, que una vez gestionada la plaza le obligan a asegurarse de la asistencia continuada del menor al centro escolar, salvo causa justificada, que le obligan a informar como ciudadano de cualquier caso del que tenga conocimiento de que un menor no se encuentra escolarizado, o no está asistiendo a él en horario escolar, esos mandatos le llevan a encontrarse sumido en una conducta tipificada por el Código penal de abandono de familia, y por las leyes de Protección a los menores de situación de desprotección social del menor, por el mero hecho de no estar escolarizado, bien sea ésta situación de riesgo o desamparo. Además el Código Civil tiene previstas medidas para instar la escolarización de los menores, e  incluso de la retirada de la patria potestad para asegurarse de que la medida es efectiva. Y todo ello en base a una obligación de escolarización, que ni siquiera está enunciada en la Constitución, que impone la educación básica como un derecho del menor, pero no su escolarización. Esta objeción, habitual en el homeschooling, no es de oposición  a la obligatoriedad de la enseñanza, que en ningún caso se pone en tela de juicio. Por ello no es una objeción al deber de enseñanza derivado de la Constitución, sino que es una objeción de conciencia a los mandatos civiles derivados de la obligación de escolarización, y por ello una objeción al “monopolio de la enseñanza reglada”.


[1] Guillermina GAVALDÓN HERNÁNDEZ  y Diego AZQUETA OYARZUN, “La educación en casa, el cheque escolar y el capital social”, Educación y sociedad global, 2007, cit. p. 117.
[2] Education Otherwise toma el nombre del art. 7 de la Ley de educación inglesa (Education Act 1996) que sanciona que la educación de los menores se conseguirá a través de su inclusión en el sistema escolar, o “de otro modo” (“or otherwise”).
Duty of parents to secure education of children of compulsory school age. The parent of every child of compulsory school age shall cause him to receive efficient full-time education suitable—
(a) to his age, ability and aptitude, and
(b) to any special educational needs he may have, either by regular attendance at school or otherwise.

Anuncios

Un comentario en “Madalen Goiria y el final de su doctorado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s