Jurisdicción voluntaria

Una de las familias adscritas al programa de educación a distancia en castellano, han tenido una cita con el juez el pasado jueves 24 de enero, a las 12,30. Amablemente nos permiten compartir la información en abierto, lo que no es muy usual, y por ello desde aquí queremos agradecérselo también públicamente. Ha sido un acto de Jurisdicción voluntaria (Se considerarán actos de jurisdicción voluntaria todos aquellos en que sea necesaria o se solicite la intervención del Juez sin estar empeñada ni promoverse cuestión alguna entre partes conocidas y determinadas.)

Nos cuentan que …

Con puntualidad suiza, han llamado a X, solo ante el juez y la fiscal por un espacio de tiempo inferior a 5 minutos, donde el juez le ha preguntado, cómo se encontraba, donde había estudiado y donde estudiaba en la actualidad.  Transcurrido ese tiempo nos han mandado pasar ante el juez y la fiscal. Nos han preguntado si ibamos asistidos de letrado y hemos comentado que no, pues no habíamos sido requeridos para ello; momento en el que he preguntado si ese procedimiento de jurisdicción voluntaria, era o no el juicio en sí mismo o una vista previa y me han respondido que sí; que no habría otro acto posterior y que me permitirían presentar más documentación si lo deseaba en los días posteriores y que la resolución sería comunicada y recurrible como en derecho procede. El juez ha dado voz a la fiscal que ha solicitado la inmediata escolarización del niño, en un centro educativo, atendiendo a la desescolarización actual del niño, etc, etc… Después el juez ha dado voz a quien primero quisiera de los padres y ahí ha comenzado mi intervención. Mis primeras palabras han sido para unirme a la fiscal en su petición de solicitar la escolarización de nuestro hijo….. en el CIDEAD (centro de innovación y desarrollo de la educación a distancia); que así lo habíamos solicitado en dos ocasiones a la Administración Educativa de la Comunidad autónoma donde residimos y que en ambas ocasiones no se nos había contestado, siendo ese silencio administrativo prejudicial a los intereses del niño. Esto dicho así ha causado un golpe de efecto en la Sala. He pasado después a rebatir una afirmación que el Ministerio Fiscal hacía en su escrito general sobre que el carácter de nuestra familia no aceptaba la validez del sistema educativo obligatorio  Le he explicado al juez que tanto la madre como el padre han alcanzado un alto grado de formación académica gracias precisamente a la escolarización obligatoria y post-obligatoria, que nuestra otra hija escolarizada ahora en un nuevo colegio mejoraba académicamente con respecto al anterior y que por lo tanto la afirmación del Ministerio Fiscal, no se correspondía con la descripción de nuestra familia. Tras lo anterior, he explicado las circunstancias excepcionales de mi hijo, que tiene una discapacidad reconocida por la autoridad correspondiente, es diabético y padece un TDAH. Que esta última patología ha complicado desde siempre su proceso de aprendizaje, que el colegio no ha querido, sabido o podido ayudarle en su proceso de aprendizaje y que si bien como padre debo calificar de vergonzoso el informe que el colegio ha realizado de mi hijo, también debo reconocer que ese informe muestra claramente la quiebra de confianza entre el binomio “Colegio – alumno” y “alumno – Colegio”. Que la Inspección Educativa también ha realizado un profuso informe con advertencias legales y recopilación de jurisprudencia, pero en el cual no se recoge ninguna recomendación pedagógica que pueda ayudar a nuestro hijo. Que incluso han omitido cualquier mención a la existencia del CIDEAD como alternativa de escolarización y por último he afirmado que una vez conocido por los padres la existencia de ese centro y solicitada la autorización preceptiva, no se nos ha contestado. Que la familia ha optado por la escolarización en Clonlara para atender al niño en sus necesidades de aprendizaje, que conocemos la controversia que las escuelas no reconocidas generan en las administraciones educativas y de Justicia, que la Familia desea la tranquilidad y la cobertura legal de estudiar en un centro a distancia con la pedagogía que mejor se adapte al niño, pero que no podemos esperar a que vía contencioso administrativo se nos permita entrar en el CIDEAD, pues ello se prolongaría en el tiempo más de lo debido. En ese momento he pronunciado las palabras mágicas (tantas horas de cine de Hollywood, por fin valen para algo….) “Por ello su Señoría, la familia aquí reunida ante Ud. en pleno uso de la Patria Potestad, en nombre y representación de su hijo, le solicita dé las ordenes e instrucciones necesarias, que en derecho sean bastantes, para garantizar la inmediata escolarización de nuestro hijo en el marco del CIDEAD”. Mi mujer ha intervenido después dando un toque más humano que el mío, lo cual también ha venido muy bien. El Juez ha pedido al fiscal que ésta hiciera su conclusión. Ella se ha reafirmado en la solicitud de escolarización, ha mencionado que el Cidead es centro reconocido, pero que sin la autorización administrativa, ella no podía más que seguir en su petición de escolarización general y el juicio ha concluido entorno a las 13,00 horas.

(…)

Y añaden un apartado más anecdótico, que resulta tranquilizador para quienes tengan que afrontar situaciones como está.

Debo decir que me he encontrado muy cómodo con ellos durante y después del juicio. Su lenguaje verbal y no verbal mostraba empatía y comprensión en lo humano, aunque después en el ejercicio de sus funciones cada uno tenga que decir lo que (a su entender)  la Ley diga. La fiscal ha comentado en voz alta que el Juez y ella habían hablado antes de empezar que éste no era un caso de abandono de responsabilidades como pueden estar acostumbrados a ver. 

(…)

Para terminar con una reflexión …

Lo mejor que puede ocurrir es que todo el mundo entienda que la administración educativa no está haciendo bien su trabajo, que no atiende a los ciudadanos correctamente, que no estamos ante un caso de despreocupación familiar, que hay una familia con problemas, pero con unos padres que saben solucionarlos. 

Anuncios

Un comentario en “Jurisdicción voluntaria

  1. Nosotros desescolarizamos a nuestro hijo y ahí comenzó el proceso de apertura de expediente de absentismo. Hoy tenemos autorización de la autoridad educativa competente y nuestro hijo estudia en casa, matriculado en CIDEAD. Ánimo podemos y debemos exigir el mejor recurso educativo para nuestros hijos y la administración debe satisfacer nuestra petición.
    Si queréis poderos en contacto con nosotros: carmenyoleyole@hotmail.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s