TDAH y homeschooling

homeschoolPiensa

La educación en familia o fuera de las aulas para niños y jóvenes con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y diversidad en el aprendizaje es un fenómeno que aumenta año a año en todo el mundo.

El TDAH no tiene que ver con la inteligencia, pero complica mucho la presencia en el aula, ya que la escuela tradicional tiene sus propias exigencias de ritmo y cotidianidad. esta es la razón que lleva a muchas familias a elegir la educación en el hogar, una forma más flexible y adaptada a las necesidades de sus hijos.

El homeschooling es una opción valida para cualquier familia, con y sin dificultades añadidas, pero es indudable que la falta de respuestas por parte del sistema educativo oficial hay familias que tienen que arriesgarse por un camino que a priori no habían pensado tomar y al que se sienten abocadas.

John Holt, profesor en Harvard, escribió “El porqué del fracaso escolar” (1964). Años más tarde, en una entrevista decía:

“No creo en los planes de estudios fijos. Mi consejo es dejar que los intereses y las inclinaciones de los niños determinen su aprendizaje y ofrecer a los niños un acceso al mundo y a la vida adulta a través de sus padres, teniendo en cuenta sus propias circunstancias, y ofreciéndoles la mayor participación en las decisiones para darles la oportunidad de observar y pensar. Estar en contacto con aquello que interesa los adltos les ayuda a encontrar su propio camino. ” (1980)

Desde esta perspectiva, el Homeschooling es la respuesta correcta al fracaso escolar pues asume que todo niño/a esta dispuesto/a para el aprendizaje y sobre todo es capaz de ser su propia guía, sin necesidad de establecer unos ritmos que son ajenos a la persona. También por ello es especialmente indicado para lo que se ha dado en llamar TDAH, una necesidad de cambiar de actividad constante que suele ir acompañada de una gran curiosidad.

Para una niña o niño con TDAH la ventaja es que el aprendizaje deja de ser aburrido para convertirse en algo dinámico.

En el proceso educativo fuera del aula presencial, todo puede convertirse en un estimulo que ayude a mantener el interés, a sentirse responsables en primera persona de su vida y de sus acciones.

Pero no debemos olvidar que salir de la escuela para educarse en familia (en casa, en el hogar, etc) es una decisión difícil, que debe ser meditada sopesando los pros y los contras para cada miembro de la familia, pues más allá de las dificultades que la escuela presencial nos puede plantear, existe también el desconocimento de esta opción por parte de la sociedad circundante. El rechazo social, el miedo, son factores que pueden hacer nuestra vida difícil, sometiéndonos a una tensión similar a la que nos somete la escuela, si hemos tomado la decisión demasiado a la ligera.

El diálogo, como siempre, es la piedra angular del proceso. Entender que no estamos huyendo de una realidad que no nos gusta, si no que estamos afrontando una problemática de una forma que es la que nos satisface, de una forma que es a la vez creativa y responsable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s